#publicidad-video{ position: absolute; z-index: 1; width: 300px; height: 250px; margin: 20px 0px 0px 160px; } .cerrar{ float: left; left: 180px; position: relative; top: -210px; z-index: 9999; background: #A90000; color: #fff; border: 1px solid #fff; border-radius: 3px; padding: 2px; cursor: pointer; } #mover{ float: left; position: relative; top: -65px; z-index: 9999; background: #A90000; color: #fff; border: 1px solid #fff; border-radius: 3px; padding: 2px; cursor: pointer; } #mover:hover { background: #F00; }

@Podemos

@Podemos

lunes, 9 de noviembre de 2015

Que cosas tan curiosas. La diferencia entre los datos de Intención directa de voto y los resultados finales ya cocinados de las encuestas y sondeos es BRUTAL. Me encantaría la verdad, leer un buen artículo sobre como se cocinan las encuestas, como se hacen las proyecciones del voto oculto, el voto fantasma y demás. No ocultaré que tengo la sospecha (certeza casi) de que las empresas dedicadas a estas labores venden a los medios o los partidos lo que quieren oir. O mejor aún, los medios de comunicación y partidos políticos encargan ecuestas para dar cuerpo y legitimidad a la imagen que quieren transmitir a la opinión pública y vaforecerse lo más posible. La triste realidad es que hay un altísimo porcentaje de voto indeciso y que muchos de estos votantes pueden acabar inclinándose hacia el partido que crean ganador!!! De esta forma las encuestas y sondeos se convierten en una herramienta de creación de opinión pública más allá de su carater meramente informativo